Ir al contenido

Manifiesto

Escoger la calle como escenario para exhibir nuestro arte o simplemente nuestro espíritu, es en sí mismo, un acto de enorme generosidad.

Por eso hemos escogido el humilde nombre de "Circus Pauperrimus" porque nos enfrentamos con todo nuestro coraje a la multitud sin importarnos más allá del indiferente, del burlón, del agrio, del frenético, del pesado de turno, eso sí, siempre agradeciendo la mirada alegre, el gesto amable y fundamentalmente el apoyo en dinero voluntariamente asumido por el público.

La imagen más antigua que encontramos todavía viva en el mundo es la del encantador de serpientes -nuestro logo-, es además la más inteligente de las formas de espectáculo callejero que en medio de la pobreza y la miseria recogen monedas lanzadas desde el circo o círculo que hace la gente a su alrededor imponiendo el mayor respeto, el del espectador hacia las serpientes.

Finalmente añadir que esta idea fundada por Bering Comparini hace honor a sus años en que recorrió el mundo y ocasionalmente hizo de la calle su escenario.

Créditos

Directora

Maria Morell Luján-Williams

Webmaster

Carlos Bonnín Hernández

Corresponsales

Maria Magdalena Santandreu Estelrich (Barcelona)

Javiera Concha Tomás

Horacio De Stefano (Buenos Aires)